En la piel, en ocasiones, se forman pequeños bultos que se manifiestan en distintas partes del cuerpo. Los que aparecen alrededor de los ojos, sobre todo en la zona del lagrimal, se llaman xantelasmas y, aunque son benignos, pueden resultar molestos y poco estéticos.

Una dieta irregular en la que no se consuman suficientes alimentos frescos y sanos como verdura, fruta o legumbres puede conllevar un aumento del colesterol, y este puede actuar como un desencadenante de los xantelasmas.

¿Qué son los xantelasmas y cómo se forman?

La palabra xantelasma, se emplea para denominar a los abultamientos grasos que se forman en los párpados o alrededor de los ojos. Estos bultos pueden aparecer en otras partes del cuerpo, en cuyo caso reciben el nombre de xantelas.

La principal característica que presentan los xantelasmas es que se forma una mancha de color amarillento y abultada en las zonas mencionadas, alrededor del ojo (párpado u ojeras).

Si se muestra en el párpado, esta mancha abultada tenderá a ser bilateral y es posible que aparezca de forma simétrica en el otro ojo. Sin embargo, también es posible que solo aparezca en uno. Estos bultos no son más que acúmulos de grasa que se han desarrollado a nivel cutáneo y, que, por tanto, pueden presentarse en otras zonas.

Las causas de aparición de los xantelasmas son mayoritariamente genéticas. Los depósitos suelen surgir en personas adultas que padecen algún tipo de trastorno metabólico como diabetes, la cirrosis biliar o la hipercolesterolemia. En este último caso, se denominan xantomas y si una persona joven lo padece por herencia genética, es posible que hagan acto de presencia antes de llegar a una edad más avanzada.

También es posible que se manifiesten sin la necesidad de que esté presente el factor genético, aunque con menos probabilidad. En este sentido, algunos factores pueden provocar que los xantelasmas emerjan en la piel. De manera especial influye la alimentación que se siga, así como los modos de vida.

Aunque es cierto que las personas con niveles normales de colesterol también pueden sufrirlos, la alimentación sana y el ejercicio, es decir, evitar el sedentarismo, son los mejores aliados para prevenir la aparición de estos bultos en las zonas oculares.

Cómo disimular los xantelasmas de los ojos

Los xantelamas, aunque no sean peligrosos para la salud, sí son molestos y antiestéticos. Por ello, hay formas de disimularlos, así como tratamientos para su eliminación. Desde las cremas hasta la erradicación con láser, son muchas las opciones para deshacerse de los xantelasmas. Sin embargo, antes de pasar por ello, existen alternativas para disimular estas molestas protuberancias.

El maquillaje es uno de los métodos más eficaces para disimularlo, el proceso es sencillo. Lo primero que hay que hacer es aplicar una crema hidratante que sea específica para las zonas que rodean la zona ocular. Una vez aplicada la crema se pasa a la base, con el color habitual que se emplea para el rostro, se distribuye de forma uniforme en círculos hasta que el xantelasma quede cubierto.

Para conseguir una mayor cobertura se aplica un corrector por el párpado, esparciéndolo con los dedos. Una vez hecho esto, se cubrirá con una sombra de ojos que sea de un color similar al de la piel. Si la piel es clara, la mejor opción es un tono vainilla, si es más oscura se deben emplear tonos marrones cálidos.

Se aplica la sombra con más detalle en el xantelasma para que quede completamente difuminado. Finalmente, se pueden emplear otras dos sombras, una más clara que la otra, para crear un maquillaje sencillo que posibilite que el xantelasma ni se note.

¿Tienen tratamiento para su eliminación?

Sí, hay técnicas específicas para que los xantelasmas desaparezcan. Como se mencionó anteriormente, existen cremas que reducirán estos bultitos de grasa, así como procedimientos con láser. No obstante, la manera más acertada de lidiar con ellos es acudiendo a una clínica especializada.

Una de las opciones más empleadas es la cirugía, se suele emplear cuando aparecen en los párpados, ya que la pequeña cicatriz es muy sencilla de disimular y apenas se nota. Por otra parte, también hay tratamientos con láser y peelings específicos. Ambos se utilizan cuando la zona afectada lo permite y se desea evitar dejar marca.

El peeling con ácido salicílico logra destruir la zona de piel que ha acumulado la grasa. Por su parte, el láser se centra en la zona afectada eliminando el exceso de grasa. Ambos métodos, al igual que la cirugía, han de ser llevados a cabo por expertos en una clínica especializada.

En definitiva, los xantelasmas pueden ser un síntoma de un mal estilo de vida o fruto de la herencia genética. En cualquier caso, son molestos estéticamente y, por suerte, tienen solución. Los métodos para su eliminación siempre han de pasar por las manos de expertos de Luxxomed para conseguir un tratamiento eficaz y seguro.